11 noviembre 2010

Aroma de Jazmín

Ayer estiré una flor del jazmín del patio de casa, aprecié su aroma -uno de mis preferidos- como uno de esos momentos de preciosa felicidad. Te recordé, y llevé ese pedacito de felicidad conmigo. Guardé el jazmín en el estuche de mis anteojos -en una imagen que me recordó a alguna abuela viejecita- y ahora, me aseguro esos momentos de felicidad varias veces en el día. Y tu presencia cercana, por supuesto.

4 comentarios:

  1. q hermosa sensacion ,q hermoso es tener la posibilidad de sentir todavia tanta emocion

    ResponderEliminar
  2. Maguilla, esta vez no fue para vos, fue para Mi Gor, Jaz (mi hermana!)

    ResponderEliminar
  3. uh, no puedo más vivir con esta desilusión... me ataré a Simón al cuello y saltaremos los dos por la ventana. El golpe no nos matará, pero las 8 líneas de colectivo que la reestructuración del tránsito de Macri ha hecho que pasen por mi casa, sí

    ResponderEliminar