22 marzo 2011

Cuentos para Santi, cuentos para mí

Hoy le propuse a Santiago -mi sobrino de 4 años- leer sus libros de cuento. Elegimos: "Monstruos de visita", "Guille, el ingenioso" y "El cóndor temblor". Eran ya pasadas las diez de la noche, hora de dormir, entonces -con cierto disimulo- me acosté en su cama y él se subió rápidamente acomodándose a mi lado.  Al empezar las primeras líneas del último relato, Santi me dice: -Tía Malu, yo me voy a dar la vuelta y voy a dormir, pero vos seguí nomas leyendo.
Yo -como se dice- me reí para dentro.
Él se dio la vuelta y se durmió, yo seguí zambullida en esa magia única de los cuentos, y en mis recuerdos.

1 comentario:

  1. jaja es muy tierno, captó en seguida que vos estabas más entretenida que él con los cuentos

    ResponderEliminar