30 agosto 2011

Pa vé, no pa comé

¿Soy o me hago? 
Hace casi 15 días retomé mi dieta del orto, vale decir que es un plan de alimentación sano y equilibrado, que intenta convertirse en un estilo de vida para mí (matarse de hambre, no va conmigo). Digamos que "tengo unos kilitos de más", con los cuales lucho desde que la cifra de mi edad tuvo dos dígitos (un par de años después, quizás). Para que mentir, disfruto de los placeres del buen comer y del buen beber. Palabras más, palabras menos: es una lucha, "duele decirlo pero hay que decirlo" (Herken, 2000 y algo).
En el afán de hacerme la lucha un poco más cruel, hace una semana se me dio por hacer unas ricas chipas para la merienda de la tarde. Como sabrán, un manjar prohibido en el camino del descenso de peso. Yo, cabezuda, me permití una argolla y media. 
8 días después -hoy en horas de la noche- se me dio por hacer una Chocotorta (pavé* de galletitas de chocolate y mus de dulce de leche), en orden a usufructuar la crema de leche y dulce de leche a punto de vencer que estaban en la heladera. 
Gracias a que es un postre helado y no estaba listo aún, sólo me chupé los dedos durante la preparación. En los días que vienen, voy a evitar estar a menos de un metro de tamaña tentación. Va una foto pa que les haga agua la boca (sólo pa vé, no pa comé).



*En Paraguay, denominación de un postre helado compuesto de capas superpuestas. Éstas pueden ser de galletitas dulces, frutas, leche condensada, dulce de leche, mus de algo, etc. etc. etc. La clave es la buena combinación.

18 agosto 2011

Japuká ha jajapó

Me sigo sorprendiendo de mi misma. La capacidad que tengo para dispersarme, para perder el foco en lo que estoy haciendo. A veces pienso que es "el mal de nuestro tiempo", el síndrome zapping o algo parecido...la cantidad innumerable de estímulos que recibimos día a día, y la posibilidad de estar conectados a diferentes espacios virtuales. Pucha. Pero no siempre la distracción es el ciberespacio, a veces es ir a preparar un tereré, hacer una llamada telefónica, arreglar el ropero o algún cajón olvidado...o simplemente colgarse con algún pensamiento. Luego de perder unos buenos ratos, cuesta, pero por suerte no es imposible volver al foco, retomar la conexión y arrancar de nuevo. Ante cada momento sorpresa elijo reirme y volver a empezar. No queda otra, japuká ha jajapó.

04 agosto 2011

Con todo respeto

No entiendo a la gente que va a un concierto y se pasa sacando fotos o filmando, con una cámara básica -cuyas capacidades no dan para alcanzar el objetivo.
1. Molestan.
2. Sus fotos son oscuras.
3. Sus videos de mala calidad.
4. Dispersa su atención y en parte se pierden del concierto.
¿Acaso no saben que pueden conseguir mejores fotografías y videos en internet o que pueden comprarse un buen dvd de su artista favorito?
Con todo respeto.